El cáncer de piel cada vez es más frecuente. Los tipos más comunes son los epiteliomas y el melanoma.

Los epiteliomas pueden ser de dos tipos: basocelular y espinocelular.

El epitelioma basocelular es muy frecuente en pacientes de cierta edad, pacientes que han estado expuestos al sol y pacientes trasplantados que reciben medicación para prevenir el rechazo.

El epitelioma basocelular raramente produce metástasis, y una vez eliminado se considera que el paciente queda curado. En nuestra clínica todas las muestras se remiten para valoración por un patólogo especialista, de tal manera que nos aseguramos de que el epitelioma queda totalmente extirpado. Normalmente extirpamos varios milímetros de márgen con seguridad bajo magnificación de lupas de aumento para asegurar que estamos en zona de piel sana. En zonas complejas o cuando pueden quedar dudas, recurrimos a la técnica micrográfica de Mohs, especialmente en zonas complejas. Raramente indicamos una reconstrucción de inicio, hasta tener claro que todos los bordes de la extirpación están libres de tumor.

El epitelioma espinocelular es un tipo de tumor que sí puede producir metástasis, por lo que ante la sospecha o aparición, siempre palpamos la presencia de ganglios regionales, y ante la duda, solicitamos pruebas de ecografía de ganglios o incluso punción de ganglios para asegurar los diagnósticos. Al igual que en el anterior tipo, aseguramos que estamos en zona de extirpación sana por medio de magnificación óptica. Tampoco realizamos reconstrucciones inmediatas hasta tener claro el informe de nuestro patólogo, y asegurar que el paciente ha quedado limpio de enfermedad. En lesiones muy superficiales, podemos realizar técnicas de congelación para evitar extirpaciones agresivas, especialmente en pacientes de cierta edad.

Ejemplo de piel con riesgo de epitelioma

En ambos casos extirpado el tumor con márgenes limpios, y si no hay metástasis, el paciente queda curado.

El melanoma es un tipo peculiar de cáncer cutáneo que afecta a las células que nos dan la pigmentación. Es un tipo de cáncer muy agresivo que necesita de un tratamiento quirúrgico desde el inicio ya que tiene mucha tendencia a producir metástasis. Por eso, para su diagnóstico hace falta realizar la prueba del ganglio centinela.

El melanoma es la forma más agresiva de cáncer de piel, y es el segundo tipo de cáncer más frecuente en pacientes entre 30 y 49 años.

Amplíe la información sobre melanoma con nuestros dermatólogos del Grupo Pedro Jaén y también algunos detalles importantes a tener en cuenta AQUÍ.