Nos gusta estar disponibles para los pacientes. También nos gusta conocer a los pacientes que han tenido dificultades con sus compañías de seguros, bien por complicaciones en sus tratamientos o bien  después de los accidentes de tráfico o lesiones en trabajo.

Aquellos pacientes a los que se les ha dicho “no hay nada más que podamos hacer por usted …” merecen nuestro mayor respeto y consideración.