El rostro es nuestra ventana hacia el exterior, y es la imagen que proyectamos de nuestra persona a los demás

¿Qué efecto tienen las quemaduras faciales?

Las quemaduras faciales, al igual que otros tipos de cicatrices, constituyen una lesión con importante impacto funcional y psicológico en los pacientes. El objetivo de las técnicas reparadoras es restablecer una apariencia lo más normal posible, por medio de una simetría lo más estética y funcional y mediante la expresión de las emociones por un rostro natural.

El rostro es distintivo de cada persona, y esta distinción depende de las formas, tamaños, contornos y características de la piel de cada persona, formando el conjunto de la identidad. Las quemaduras severas pueden alterar esta marca personal y cualquier defecto pequeño puede tener un gran impacto en la funcionalidad, psicología y relaciones sociales de la persona.

La evaluación y tratamiento de las quemaduras faciales continúa siendo uno de los mayores retos para las especialidades de dermatología y de cirugía plástica y reparadora. El tratamiento en el largo plazo es tan importante como el tratamiento de la quemadura que acaba de ocurrir.

El mayor progreso en el tratamiento de las quemaduras faciales tuvo lugar durante la Primera Guerra Mundial, en la que multitud de soldados fueron heridos por proyectiles y fueron sometidos a diferentes tipos de tratamientos por el Dr. Sir Harold Gillies, padre de la cirugía plástica moderna. Aunque ya se había utilizado los injertos de piel con anterioridad, en aquel momento se desarrolló el uso de los colgajos cutáneos para aportar piel sana a zonas muy lesionadas. En el año 1957 se inició el uso de expansores tisulares, que han sido la herramienta más efectiva en la reconstrucción de las quemaduras. Últimamente el desarrollo de la microcirugía y los trasplantes han permitido reconstrucciones más complejas aún.
La lesión por quemadura consiste en el daño de la piel y también los tejidos subyacentes como resultado afectación por diferentes mecanismos. El más frecuente sería el daño por calor, sin embargo pueden producirse lesiones también por vapor, productos químicos o la electricidad. La gravedad del daño depende de la cantidad de energía (calor) que absorba la piel, lo cual depende de la temperatura, pero también del tiempo de exposición al agente.
  • Quemadura de primer grado: se debe a lesión de la epidermis, y el ejemplo típico es la quemadura solar. La lesión en primer grado cura rápidamente mediante exfoliación y crecimiento de nuevas capas cutáneas.
  • Quemadura en segundo grado: afecta a la epidermis y a la dermis. Se produce una desnaturalización de las proteínas (se coagulan), y se produce la alteración en la circulación de la sangre en esa zona.

La caída de la epidermis deja en la superficie una superficie de colágeno rosado, denominándose en ese caso “superficial”. La progresión hacia quemadura de segundo grado profundo se hace aparente cuando la dermis comienza a presentar un color blanquecino.

Las quemaduras de segundo grado superficial se curan mediante nuevo crecimiento de epitelio desde los folículos y glándulas sudoríparas a lo largo de 2-3 semanas, sin cicatriz de quemadura.

Las quemaduras de segundo grado profundo no pueden epitelizar por sí solas, y requieren de la acción de fibroblastos y miofibroblastos que ayuden a encoger las heridas, produciendo cicatrización típica de quemadura y contracción de las cicatrices.

Las quemaduras de segundo grado profundo en la zona facial pueden producir lesiones muy severas, que se acompañan de contracción y cierre de herida por segunda intención. Se produce mucho colágeno que se transforma en cicatrización hipertrófica, con coloración roja (eritema), gruesa y exuberante.

  • Quemadura de tercer grado: la quemadura afecta a todas las capas de la piel, y no puede curar por sí sola. Requiere de intervención quirúrgica para eliminar la zona quemada y aportar piel sana en forma de injertos o colgajos.

Una vez que ha terminado la cicatrización, existen cierto tipo de actuaciones que se puede realizar para minimizar las cicatrices y favorecer su maduración. Las dos medidas principales consisten en la aplicación de presión (presoterapia) y la terapia de contacto con gel de silicona.

Las prendas de presoterapia tienen mayor efecto en las quemaduras de las mejillas, sobre todo en combinación con apósitos de silicona. Los métodos más modernos incluyen la aplicación de máscaras trasparentes que permiten controlar la presión que se ejerce en diferentes zonas. También algunos tipos de férulas permiten conservar la longitud de las cicatrices en determinadas áreas anatómicas.

Algunos tipos de láser también pueden ser beneficiosos. El láser pulsado puede reducir la coloración y el picor, y probablemente mejore la remodelación de la cicatriz. El láser ablativo fraccional de dióxido de carbono puede tener cierto efecto remodelador de las cicatrices por quemadura incluso años después de su formación

Las cicatrices tienen un indudable peso emocional. Si bien para los médicos se suele considerar el final de la cicatrización, para los pacientes suelen acompañarse de otros significados más profundos, recuerdo y experiencias. Por tanto, el tratamiento de las cicatrices requiere entender el stress emocional y social que supone para el paciente.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es en quién vemos las cicatrices. Si bien en los hombres las cicatrices pueden significar valentía, en las mujeres las cicatrices no se ha observado este efecto. Por el contrario, las mujeres con cicatrices suelen ser observadas con mayor negatividad por ellas mismas y por los demás. Ciertos tipos de cicatrices nunca generan opiniones positivas, como por ejemplo las quemaduras, y suelen desembocar en depresión y síndrome de estrés post-traumático. Entender cómo las cicatrices alteran la vida cotidiana de los pacientes nos puede ayudar a dirigir su tratamiento.

Fuego
Las cicatrices de quemadura requieren una valoración por la escala de Vancouver

El método más extendido para la evaluación de las cicatrices es la escala de Vancouver, que determina una puntuación en función de la pigmentación, vascularización, elasticidad y altura de la cicatriz (no tiene en cuenta la extensión).

La cicatrización es un proceso celular en el que intervienen múltiples factores y no termina con el cierre de la herida. En algunos casos se produce un descontrol, lo que resulta en una cicatrización excesiva. Los queloides y las cicatrices hipertróficas son ejemplo de un exceso de cicatrización que ocurren tardíamente.

Otras cicatrices pueden resultar dolorosas en caso de que atrapen un nervio, o pueden limitar el movimiento de las articulaciones, si se da el caso de que la cicatriz la crucen completamente.

¿Cuándo se pueden intervenir las cicatrices?

El momento adecuado para tratar quirúrgicamente las cicatrices debe elegirse con cuidado. El mejor momento es cuando la cicatriz ya ha madurado, ha tenido suficiente tiempo para deshincharse y perder color, y se encuentra más blanda y suave. Algunos autores han recomendado esperar al menos 18 meses antes de proceder a revisar una cicatriz. Ese tiempo de espera suele ser tedioso para los pacientes, que están impacientes por arreglar su problema, pero asegura más el éxito de la intervención. Durante este tiempo, el tratamiento adecuado consiste en masajes y aplicación de compresión o apósitos.

Planificación

El primer paso para mejorar la cicatrización es abandonar el tabaco. El hábito de fumar altera la cicatrización ya que empeora el aporte de nutrientes a la zona cicatricial. La exposición al sol también puede empeorar la situación al pigmentar la cicatriz.

Según las características de la cicatriz, será necesario evaluar si la intervención e puede realizarse en uno o varios pasos. Sólo las cicatrices menores pueden arreglarse de una sola vez. Las cicatrices más extensas pueden requerir intervenciones múltiples, que de otra forma podrían ser imposibles de eliminar.

Las cicatrices no sólo ocurren en la piel, sino también en profundidad en las zonas de lesión o traumatismo, lo que es más evidente cuando están hundidas. Esto se puede solucionar añadiendo volumen al hundimiento, por medio de injertos de grasa, rellenos u otras técnicas.

Las cicatrices del acné típicas presentan múltiples hundimientos que son visibles cuando se iluminan desde arriba. Las lesiones leves y moderadas pueden solucionarse con láser CO2 o con peeling químicos para disimular la deformidad. Las lesiones más profundas pueden mejorarse soltándolas de la cicatriz en profundidad, si bien es conveniente hacer la prueba con una o dos lesiones para ver los resultados que tiene el paciente antes de seguir con todas las demás.

En nuestra experiencia, la revisión de quemaduras antiguas y de otras cicatrices por medio de técnicas combinadas de z-plastias, injertos de grasa nativa y láser son las que mejor resultado pueden ofrecer a los pacientes.

Las cicatrices deben seguir las líneas de tensión propias de la zona a tratar, en especial cuando tienen lugar en la cara. Las cicatrices demasiado lineales pueden ser muy evidentes al cruzar las zonas de tensión. Una manera interesante de disimularlas es irregularizar su línea para que la tensión se disperse en diferentes sentidos y sean menos evidentes.

Cuidados postoperatorios

Después de la intervención se debe continuar cuidando la cicatrización, evitando el tabaco y el sol, y con suaves masajes que vayan aumentando en fuerza y profundidad mientras se aplican apósitos en los meses siguientes, llegando incluso al año.

Esta información ha sido publicada por mí previamente en:

98 comentarios en “Quemaduras y Cicatrices

  1. HOLA ME QUEME LA CARA CON CERA..YA NO TENGO NADA DE ARDOR NI IRRITACION PERO ME QUEDARON UNAS MARCAS FEISIMAS ESO SE VA?QUE ME RECOMENDAS QUE USE?

  2. Hola mi bebe se quemo su menton con plancha caliente y tuvo quemaduras de segundo y tercer grado yá hace 45 dias atras, aun le sigo hechando la crema mucovit que el dr me recomendó pero aun así la cicatriz se esta engrosando quisiera saber si eso es normal
    Agracere una respuesta.

  3. Hola… soy de ecuador.. tengo 29 años soy modelo pero hace dos semanas tuve un accidente me queme con agua caliente n mi pierna derecha es una quemadura de segundo grado superficial… yo quisiera saber si voy a quedar con esa cicatriz?! 😦 horita mi quemadura tiene ya casi dos semanas y esta como d un color rosado… por favor espero su respuesta gracias

  4. Hola, soy Alina y me queme con agua cuándo tenía casi 2 anitos, tengo cicatrices en el obró y pecho. Que se puede hacer?

  5. Dt tengo cicarriz de quemadura desde los 2 añito ahira tebho 39 mi mama murio y bueno nadie me cuido en ese entonses y tenho quemaduras cicatrises en el brazo pecho y hombro cual sera el prosedimiento correcto para borrarlaa ya que no me deja vivir

Nos Interesa Su Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s