Cuando el Dr. Luis Landín me llamó para interesarse por mi caso antes de verme en consulta y escuchó pacientemente mi dilatada historia en el mundo de las reconstrucciones mamarias, supe que estaba en buenas manos. Mi caso no era fácil; se trataba de rehacer ambos pechos y eliminar las molestias que las operaciones anteriores me habían causado.

El Dr. Landín y su equipo (cuatro cirujanos, anestesiólogas y enfermeras, todos amables y cariñosos) trabajaron durante casi doce horas y me visitaron constantemente en los días de ingreso en el hospital. El resultado es que hoy ya puedo mirarme al espejo, después de tres años, sin que lo que me refleje me haga recordar todo lo padecido y por fin puedo tumbarme sin que una prótesis mucho más pequeña de lo que debiera se me suba al cuello.  Además, aprovecharon mi paso por el quirófano para quitarme el port-a-cath y un bulto de grasa que se descubrió debajo del pecho!

Gracias a todo el equipo por conseguir que mi vida sea mejor.

Fátima

Opiniones sobre el doctor luis landin